107 Views0

Derivado del acceso a los ingresos

Por Ariel Silva

La distribución de beneficios se refiere a la porción de ingresos a la cual accede cada persona de manera individual en una comunidad, ciudad, país, región, etc. Esta distribución se da según el grado o posibilidad que tienen las personas de acceder a un empleo, de autoemplearse, de realizar inversiones (inmobiliarias, físicas, en el sector financiero, en el mercado de valores, criptomonedas, etc), incluso de emplear a otros individuos (constituyéndose en empresario) 

El autor Robert Kiyosaki expone el concepto “Cuadrantes de ingresos” donde caracteriza a las fuentes de ingresos de una persona como fuentes activas y fuentes pasivas. Las personas que deciden trabajar como empleados en una empresa o autoemplearse en diversas formas perciben ingresos activos; estos ingresos se denominan de esta forma porque dependen de la cantidad de horas de trabajo que las personas dedican a su empleo. Por el lado de los ingresos pasivos, clasifica a las personas que realizan inversiones y las que son propietarias de empresas. Los ingresos pasivos no guardan relación con la cantidad de tiempo que se le dedica a las actividades que los proveen. Por ejemplo, una persona que invierte comprando bitcoin y retiene la criptomoneda hasta que duplica su valor expresado en dinero fiduciario, para luego venderlo. Obtiene ingresos pasivos provenientes de esa inversión. Estos ingresos también se los denomina ganancias de capital. 

Además Kiyosaki, desafía conceptos clásicos de las finanzas y la contabilidad como lo son los de: Activo y Pasivo. Con una sutil diferencia de denominación, el autor conceptualiza a los bienes activos como aquellos que ponen ingresos (dinero) en el bolsillo de los propietarios y son bienes pasivos aquellos que rutinariamente sacan dinero del bolsillo de los propietarios (representan gastos). En este sentido, la casa y el auto que usamos para vivir y transportarnos son bienes pasivos, porque debemos desembolsar con mayor o menor frecuencia una cantidad de dinero para operación y mantenimiento. Mientras que, si poseemos un auto o una casa, los cuales ponemos en arriendo que alimentan nuestro flujo de caja, estos son bienes activos. 

Como se ha mencionado las inversiones proveen de ingresos pasivos. Suele denominarse inversionistas a las personas que conocen y colocan sus ahorros en el sistema financiero o el mercado de valores. Sin embargo, el concepto de inversionista va más allá de las opciones que ofrecen las instituciones mencionadas. Un inversionista al igual que un empresario, suele caracterizarse por la aversión al riesgo y por la visión de futuro que tenga en relación con un activo. En este sentido, la visión sobre el precio o el valor de los activos puede provenir de acceso a información privilegiada, de mentores, del nivel de educación, de la capacidad de prevenir eventos futuros a partir del análisis de información histórica, o de otras múltiples fuentes directas o indirectas. Los inversionistas no son adivinos del futuro, sino que analizan la información disponible y compran bienes activos que alimentan su flujo de caja en diferentes temporalidades. 

Como ejemplo, de inversión fuera del mercado de valores y sistema financiero podemos citar los siguientes tres: 1) la compra de un inmueble para arrendar que devuelve un flujo de caja constante mensual; 2) la compra de onzas de oro y plata con la finalidad de atesorar o para venderlas en el futuro cuando el precio de estos commodities incrementen su valor; 3) la compra de criptomonedas como reserva de valor.  

Las personas dueñas de empresas son aquellas que emplean a otras personas para que produzcan los bienes o servicios que esa empresa ofrece a la sociedad. Es importante distinguir las personas dueñas de una empresa de las personas que se autoemplean en su propia empresa. Mientras las primeras perciben ingresos pasivos por la producción de bienes y servicios de la empresa; las personas que se autoemplean en su empresa podrían percibir ingresos activos como contraprestación de su aporte laboral a la empresa (su trabajo) e ingresos pasivos, en la forma de distribución de beneficios o por el incremento de valor de capital de su propia empresa. 

El concepto de distribución de beneficios (e ingresos) es diferente del concepto de redistribución de beneficios (e ingresos); este último hace referencia a la política fiscal del estado; quien impone impuestos, tasas y contribuciones a los individuos y empresa y transfiere este ingreso – beneficio a través de subsidios a otros individuos o empresas; es lo que se denomina a función redistributiva del gobierno. 

De acuerdo con lo expuesto, la distribución de beneficios a los que puede acceder una persona depende de la posibilidad de cada persona para participar en actividades laborales como trabajador o autoempleado, de las inversiones que realice y/o de la propiedad de empresas. En general la distribución de beneficios depende fundamentalmente del individuo, de su capacidad, de su preparación, del acceso a información clave para realizar inversiones y desarrollar ideas de negocios y del entorno social, cultural y político del cual es parte ese individuo. 

BTC Wallet

1HVFtBA4i14cvVGue4navR7CMiYCufUEE3

1HVFtBA4i14cvVGue4navR7CMiYCufUEE3

PayPal – Skrill – Neteller: aosventas@gmail.com

Métodos de donación: Transferencia bancaria, criptomonedas, Skrill, Neteller y PayPal

Tu donación nos permite divulgar estos conocimientos