Publicado el 2 comentarios

Presupuesto familiar – empresarial. Herramienta clave de finanzas

Decisiones inteligentes: ingresos diversificados y egresos invertidos.

Por Ariel Silva

El presupuesto es la herramienta financiera fundamental para la planificación de los ingresos y egresos familiares – empresariales. La metodología empleada es importante para el proceso de elaboración como en el de control. Por principio administrativo la única posibilidad de realizar un análisis de desvíos es en base a un ejercicio presupuestario. Este ejercicio de anticipación no tiene por qué ser completo, ni sofisticado. Sin embargo, de la calidad del presupuesto elaborado deriva la mayor utilidad de este. La elaboración del presupuesto genera oportunidades de diálogo entorno al volumen de ingresos proveniente de que fuente y en relación a la diversidad de aplicaciones. Y como estas aplicaciones responden a las prioridades familiares – empresariales de corto, mediano y largo plazo. También nos permite identificar fuentes de ingresos o gastos intangibles como es el caso de los servicios eco sistémicos.

El presupuesto se puede elaborar de forma mensual, trimestral, semestral, anual o en cualquier horizonte temporal. Sin embargo lo más común es realizarlo de manera anual. Es muy útil identificar las fuentes de ingresos y egresos. A veces estas fuentes están relacionadas con instituciones (i.e. Instituto de Seguridad Social, Sistema de rentas, Banco, Cooperativa) otras veces están relacionadas con conceptos generales (i.e. consumo, Familia)

Entre las fuentes de ingresos y egresos a considerar se pueden incluir los recursos naturales, esto es los servicios eco sistémicos que utilizamos y las donaciones que hacemos por su uso, las Empresas propiedad de la familia, el Trabajo de los miembros de la familia, el Sector financiero entendido como cajas de ahorros, cuentas corrientes, plazos fijos, tenencias de títulos valores, el Gobierno a quien se le paga impuestos y de quien se reciben subsidios y/o devolución de impuestos, el Consumo donde se incluyen los egresos en salud, educación, alimentación, transporte y familiares a quienes se les hace un préstamo o de quienes recibiremos un préstamo.

Ariel Silva

Suele ser útil distinguir los conceptos de “intermediación” (circulo rosa en el gráfico) y el de “vasos comunicantes” entre instituciones o conceptos (flechas punteadas entre actores y conceptos dentro del circulo celeste). La intermediación es la prestación de un servicio a través de un tercero. El ejemplo más común es el momento de pagar en la caja de un super mercado; donde ofrecemos como medio de pago indistinto la tarjeta de crédito o de débito. En este caso el servicio lo presta el Banco donde tenemos la tarjeta de débito o crédito a través del supermercado donde hacemos la compra. Por su parte los vasos comunicantes entre las instituciones o alianzas estratégicas inter institucionales hacen posible la recaudación de valores en momentos claves para los consumidores o usuarios. Por ejemplo entre el gobierno y el empleador (i.e. parte de los aportes que el patrón realiza al Instituto de Seguridad Social los paga el mismo empleado), o el gobierno y la empresa de agua o de energía (i.e. en ocasiones los impuestos municipales, o de bomberos se pagan junto con la factura de la luz o de agua).

El presupuesto se propone clasificar dos grandes grupos: Ingresos y Egresos incurridos en un periodo de tiempo futuro. Una vez confeccionado el presupuesto este se constituye en una base para anticipar “en que momento” se recibirán ingresos desde que fuente y del mismo modo “en que concepto” se aplicaran dichos fondos. La identificación del “momento de recepción y el concepto de aplicación” desde el punto de vista financiero son claves para maridar “una fuente de financiamiento con una aplicación de fondos”. En ocasiones suele suceder que ingresos cotidianos a los cuales no les prestamos importancia cubren prioridades de egresos como educación y salud.

Una regla importante a tener en cuenta es la diversificación de fuentes de ingresos. Robert Kiyosaki por ejemplo utiliza el “Cuadrante del flujo del dinero” para identificar de donde provienen tus ingresos. En cada cuadrante se identifican a personas con mentalidad y beneficios diferentes. Cabe mencionar que la mayoría de las personas se encuentran en los cuadrantes de Empleado y Autoempleado, pero suele ser útil identificar los rasgos de Dueño de negocio e Inversionista que existen en las familias y potenciarlos con la finalidad de lograr la “Independencia financiera

(1) Robert Kiyosaki

En cuanto a la planificación de los Egresos se deben considerar como prioridades los rubros de gasto, ahorro e inversión. Para entender de mejor manera la distinción entre consumir, ahorrar e invertir suele servir la “intencionalidad psicológica” que nos motiva a tomar la decisión – aunque finalmente los resultados son medidos en dinero (en el corto, mediano y largo plazo) Más abajo ofrecemos algunas estrategias para echar luz sobre disyuntivas cotidianas. Entonces teniendo en cuenta la intencionalidad psicológica de las decisiones los egresos por Consumo son aquellos que tienden a satisfacer una necesidad inmediata, los egresos por Inversión son aquellos cuya intencionalidad es tomar un beneficio que incluye de manera explícita o implícita un riesgo calculado, medido en dinero o bienestar; el ahorro es la decisión de postergar consumo o inversión. Las definiciones de consumo, ahorro e inversión que se adopten son claves y estratégicas para la salud de las finanzas familiares – empresariales.

En este sentido, el ahorro se entiende como una fase de transición previa a una decisión de inversión o de consumo. De aquí surgen dos conclusiones importantes: 1) el ahorro es una condición necesaria pero no es una condición suficiente para auto definirte como inversionista; por ejemplo habitualmente los Bancos definen como inversionista a quienes hacen un plazo fijo. En realidad estos son ahorristas que saben cuándo necesitaran el dinero, transmiten esa información a las Entidades financieras y los Bancos pagan una tasa pasiva de interés como premio a la devolución del dinero en un tiempo cierto futuro; y 2) el ahorro es un instrumento que permite a las familias tomar tiempo para analizar el mejor uso que puede darle a sus ingresos en decisiones de Inversión o de Consumo.

Algunas estrategias para tomar decisiones en los Egresos:

  1. Manejar las expectativas, escapar de la trampa del consumo inmediato y sentirse satisfecho/cha con lo que tienen. Esta decisión psicología puede ayudar a impulsar el hábito del ahorro. Se puede tener lo que la familia – empresa decida pero no se puede tenerlo todo en cada momento.
  2. Ahorrar debe ser una prioridad, no una opción. Ganar más dinero no es la solución para decidir ahorrar. El resultado de las decisiones de Egresos son de la familia. Los ahorros impulsan la inteligencia financiera. A nadie le importa más el dinero de la familia que a la familia misma. Por esta razón la familia NO debe esperar que actores externos le faciliten las oportunidades de inversión.
  3. El control de gastos. En entornos cambiantes (i.e. inflacionarios) o donde los costos cotidianos se muestran crecientes es más importante administrar los egresos. Hacer una lista de compras y facturas pagadas. Identificar vasos comunicantes e intermediaciones. Mantener un control cercano del dinero en efectivo disponible, las erogaciones por tarjetas de crédito y débito, cheques que otorgamos como forma de pago, etc. Hacer un seguimiento al detalle de los gastos para tener una visión completa de cómo se gasta el dinero.
  4. Identificar y clasificar los egresos como necesarios e innecesarios. Estas definiciones suelen ser muy personales sin embargo es importante dialogar a nivel familiar sobre los Gastos de los cuales se puede prescindir o de aquellos que no se puede prescindir y sobre el ¿porque? Eliminar costos implícitos derivados de vasos comunicantes e intermediaciones. Luego de este proceso es importante prescindir de los Gastos innecesarios. Esta decisión es más relevante para las familias donde el presupuesto de ingresos es apretado.
  5. Identificar productos o servicios alternativos que permitan disminuir los egresos monetarios para satisfacer las mismas necesidades inmediatas. Esto habitualmente suele llamárselo “ahorro”, sin embargo notar que no se posterga la decisión de consumir, sino que se consume un bien o un servicio alternativo al que estamos consumiendo, pero de una manera mas eficiente. Aquí cobran especial sentido conocer más sobre vasos comunicantes e intermediaciones.   

Este artículo se propone justificar la utilidad de confeccionar un Presupuesto que facilite la planificación y la dirección de las finanzas familiares – empresariales, con énfasis en la función de ahorro, al mismo tiempo proporciona ideas prácticas para hacer decisiones de ingresos y egresos familiares – empresariales más eficientes. De ninguna manera agota el tema.

Fuentes:

(1) https://www.youtube.com/watch?v=Smw_UOcUDzA&t=48s



2 comentarios en “Presupuesto familiar – empresarial. Herramienta clave de finanzas

  1. Gracias por ponernos siempre al tanto que podriamos hacer.

  2. Buen dia herman@s, frente a la ECO NO MIA, pintado en el desarrollo son tiempos de trabajar por la ECO SI MIA, debido que el desequilibrio social es el producto de la actitud humana y consumismo implantado por Dios-Dinero y Patrón-Mercado… Saludos y esperando cooperar en lo posible dentro de la economía rural debido que cada esfuerzo es convertido en rio para el uso del Macroeconomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *